El juez Ríos procesó al intendente Sergio Varisco

Este lunes, el juez federal Leandro Ríos procesó al intendente de Paraná, Sergio Fausto Varisco, en el marco de la causa que lo vincula con la banda narco que lidera Daniel “Tavi” Celis. A su vez, decidió que se deposite un millón de pesos en concepto de caución real para mantener su excarcelación.

Por otra parte, confirmó la prisión preventiva del concejal Héctor Pablo Hernández (Cambiemos) y la funcionaria municipal Griselda Bordeira, quienes de esta manera deberán continuar en prisión por considerarlos responsables del “delito de financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes, en concurso ideal”, como así también peculado, por el uso de fondos municipales. Asimismo, se cita a declaración testimonial, para los próximos días, al concejal Emanuel Gainza (Cambiemos) y al secretario de Transporte, comisario general retirado Ricardo Frank.

La determinación del juez Ríos está fundamentada en casi 300 páginas, y si bien se esperaba que ello ocurriera a finales de esta semana o la otra, el magistrado optó por adelantarse en su pronunciamiento, lo que sorprendió a la casi totalidad de los abogados defensores de los imputados.

En la faz resolutiva, el magistrado procesó a Varisco, Hernández y Bordeira, así como también, a los empleados municipales Alan Nicolás Viola y Luciana Ernestina Lemos, mujer de Celis, a quien se detuvo hace más de un mes, tras encontrársela comercializando en su casa un total de tres kilos de cocaína de máxima pureza. Además, se procesó por el mismo delito a Daniel “Tavi” Celis, quien actualmente cumple pena de prisión de siete años y medio en la cárcel de la ciudad de Federal, tras un juicio abreviado por el robo a una familia propietaria de un establecimiento rural del Departamento Diamante.

Por otro lado, en el punto 6 de la parte final de la resolución, se describe la posibilidad de que se deposite un millón de pesos en concepto de caución real para mantener la excarcelación de Varisco. En tanto, tendrá prohibido salir del país y se le hace saber que “ante un supuesto de incomparecencia sin causa debidamente justificada, como asimismo en caso de quebrantar alguna de las reglas impuestas para mantener su la libertad, se ordenará la inmediata detención”.