El Obispo Zordán pidió “que la Justicia haga lo que tenga que hacer” en el caso Ilarráz

El titular de la Diócesis de Gualeguaychú dijo que no conoce sobre “la condición sacerdotal” de Julio Grassi, condenado y en prisión por abusos en Sentencia firme, pero que aun sigue siendo cura.

El Obispo de Gualeguaychú, Monseñor Héctor Zordán, pidió que “la Justicia haga lo que tiene que hacer” en relación al caso del cura Justo Ilarraz acusado de abusos y cuyo juicio se está desarrollando en Paraná.  El Obispo dijo que  “en estos últimos tiempos la Iglesia tiene lineamientos muy claros” para los casos de pederastia clerical y manifestó que “está mal” que dignatarios de la Iglesia hayan encubierto varios casos, agregando que como Institución, “tenemos que pedir perdón”.

El Obispo de Gualeguaychú explicó que “en este último tiempo la Iglesia tiene normativas muy claras que está implementando en las Diócesis sobre como actuar en los casos de abusos sexuales. Para éste caso de Ilarráz y para otros casos lo ideal es que la Justicia, en forma independiente haga lo que tenga que hacer y, si Illarráz es encontrado responsable de las acusaciones que pesan en su contra, que sea condenado como cualquier ciudadano”.

Respecto a la discusión de esta problemática dentro de la Iglesia, Zordan manifestó que “conversamos este tema de forma muy intensa no solo entre los Obispos sino también con los sacerdotes porque es una cuestión preocupante y candente. Hay varias lineas de acción, una de ellas son los protocolos de actuación ante la aparición de estos hechos, lo cual implica asumir que si hay que ponerlos en práctica es porque se actuó mal con anterioridad. Además y creo que es más importante aun es el acompañamiento de las víctimas porque hay mucha gente que ha quedado muy herida y la Iglesia tiene que comprometerse para reparar, en lo que sea posible, este delito. Pero también es muy importante la cuestión de la formación y el discernimiento vocacional de los futuros curas y consagrados y tener más cuidado a la hora de incorporar docentes a las escuelas católicas”.

Cuando se le preguntó a Zordan los motivos por los cuales Julio Grassi, con condena firme por abusos sexuales aun continúa manteniendo su condición de sacerdote, el Obispo de Gualeguaychú indicó que “el protocolo de actuación de la Iglesia en casos de abusos clericales es para atrás y para adelante, pero no conozco cual es la situación de la condición sacerdotal de Grassi, no conozco el caso en detalle, por lo cual no puedo responder. Lo que si puedo decir es que la Congregación para la Doctrina de la Fe de El Vaticano (Dicasterio de la Santa Sede que tiene competencias en casos de delitos graves cometidos por clérigos NdR), son muy expeditivos en la resolución de estos casos”.

Al ser consultado sobre la incidencia que podría tener el celibato de los curas y religiosas en la proliferación de los casos de pederastia y abusos clericales, Zordan afirmó que “no creo que tenga ninguna incidencia el celibato, porque sino tendríamos que decir que todos los curas que son célibes podrían ser enfermos en este sentido. Me parece que hay otras condiciones psicológicas y patológicas que llevan a esto”.

Sobre las actitudes de Obispos y Cardenales que han encubierto casos de sacerdotes pederastas, Zordan esgrimió el argumento de que “en el pasado la Iglesia, como otros sectores de la sociedad, cuidó su imagen, cosa que está mal, y así claramente lo digo. Está mal. Y por eso los hombres y las mujeres de la Iglesia también tenemos que pedir perdón por esto y esto es lo que ha hecho el Papa hace pocos días cuando en una dura carta al Episcopado chileno reconoció que se había equivocado en el caso del Obispo de Osorno Juan Barros, acusado de encubrimiento de abusos en Chile”.