Muchos uruguayenses en la Plaza, contra los DNU

La gente se autoconvocó ayer por las redes tras los anuncios del presidente. Una importante cantidad de personas golpeó sus cacerolas en Plaza Ramírez. “Repudiamos el decreto que barre derechos, entrega recursos naturales y pisotea a los trabajadores”.

Frente a la pirámide de la plaza General Francisco Ramírez se llevó a cabo anoche el cacerolazo convocado espontáneamente por las redes sociales por parte de numerosos uruguayenses, tras la cadena nacional del presidente Javier Milei en la que dio a conocer las medidas incluidas en el decreto de necesidad y urgencia.

Se trató de la primera de acción popular de este tipo contra las disposiciones de la nueva administración nacional, después de la jornada de protesta efectuada por las organizaciones piqueteras, que, en el caso local, incluyó una movilización en torno al principal paseo.

En diálogo con LA CALLE un manifestante expresó que “todos sentimos que se debía hacer algo después de los anuncios del miércoles. Fue un retroceso en términos de derechos, sobre todo porque se puso en escena fue el no funcionamiento de las instituciones de la democracia”.

“Más allá de que el presidente es el que eligió la gente, en la foto, junto a él, hubo una representación de quienes nos pusieron en esta situación espantosa y son los que ahora nos explican cómo vamos a salir de esto. Esta falta de seriedad en lo que se planteó es alarmante. Si no fíjense cómo surgieron los cacerolazos del miércoles en ciudades en las que los resultados fueron favorables a la fuerza que triunfó”.

“Más allá que en el enunciado del ajuste estaba dicho, mucha gente creyó que éste iba a caer sobre la casta y los más poderosos y, sin embargo, es todo lo contrario, ya que recae sobre los más débiles. Es más, el autor intelectual, Sturzenegger, ya lo hizo en los 90 y en 2001. Además, se mostró un montón de hojas como si la construcción de la sociedad se basase en decretos y no es así. No había necesidad de ningún decreto de esta naturaleza ni urgencia de plantear lo que se planteó, sobre todo en Buenos Aires, donde lo de la ley de alquileres fue lo que más rechazo provocó. Pero hay una lista de un paquete que vulnera derechos. El país del centenario, como ellos dicen, estaba marcado por la exclusión. Es difícil creer que un progreso en 2023 sea volver a la época de Figueroa Alcorta. Eso no es nuevo sino muy viejo. La democracia se corrige con más democracia”.

A todo esto, se detacó que el cacerolazo “fue horizontal. Pero, con el paso del tiempo, debe haber una reacción de organización, desde la política, para que esto se debata en los lugares que se debe discutir”.